Dados de Lectura en Brazil

Por un Brasil de Lectores ...

En Brasil, a pesar de que las encuestas apuntar resultados más optimistas, aún es muy pequeño el número de lectores, si tomamos en consideración el tamaño y la población del país. Es un hecho que la lectura del brasileño aún no es satisfactoria: en términos estadísticos, el brasileño lee, en promedio, menos de 2,54 libros por habitante / año por demanda espontánea. No por casualidad, se registran los menores índices de lectores en los segmentos sociales cuyos miembros presentan menor poder adquisitivo y menor grado de escolaridad. O, como afirma el documento Retratos de la Lectura en Brasil (FAILLA, 2016), "cuanto más escolarizado o más rico es el entrevistado, mayor es la penetración de la lectura y la media de libros leídos en los últimos 3 meses".

Por otro lado, tenemos la cuestión del acceso a los libros e impresos: un total de 128.020 bibliotecas deberían ser construidas en Brasil entre 2011 y 2020 en las escuelas brasileñas para atender la Ley 12.244 de mayo de 2010 que establece la obligatoriedad de la existencia de un acervo de por lo menos un libro por alumno en cada institución de enseñanza del país. Para ello, sería necesaria la construcción de 39 unidades por día, según un levantamiento hecho por el movimiento "Todos por la Educación", con base en el Censo Escolar de 2011.

Es con el objetivo de atenuar esa realidad y dar un soporte a las escuelas, en lo que se refiere a la lectura y literatura, que proponemos la "Casita de Libros", teniendo en vista el encuentro del libro con el lector en un ambiente lúdico, propicio a la socialización y al estímulo a la lectura, potenciando así el impacto que la lectura puede tener en el cotidiano de la institución.